Divertimento

Lo que digo es que las cosas “con sabor a fresa” realmente no saben a fresa. Un yogur de fresa no sabe a fresa. Un chicle de fresa no sabe a fresa. Un helado de fresa… ya verás, haz la prueba. Cómete una fresa madura, y justo después, todavía con el sabor de la fresa en la memoria, prueba un helado, un yogur o un chicle de fresa.

¡No saben a fresa! ¡Saben a “sabor a fresa”!

Y esto no lo podemos permitir. Porque imagínate que llega un día en que desaparecen las fresas de verdad, por culpa del cambio climático o de la contaminación o de la Merkel, y solo nos quedan las cosas “con sabor a fresa”. Imagínate qué desastre. Las futuras generaciones pensarían que es así como sabían las fresas. Se dirán unos a otros: “no necesitamos fresas; tenemos los yogures, los chicles y los helados de fresa, que viene a ser lo mismo”.

Y cuando muera el último ser humano que comió una fresa de verdad, no quedará nadie para explicarles que no, que eso no es así, que las fresas sabían a otra cosa, que no se dejen engañar por las corporaciones internacionales ni por la publicidad ni por la Merkel.

¡No lo podemos permitir! ¡Por nuestros hijos! ¡Por nuestros nietos!

¿Me explico?

Un pensamiento en “Divertimento

  1. También pasa con el sabor a barbacoa. ¿A qué sabe realmente el sabor a barbacoa? Porque a barbacoa no, desde luego. Lo que estaría bien es que sacaran fresas con sabor a barbacoa.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s