Imposibles impensables redux (bonus): Un fetiche

Siendo niño, el quicio de una puerta que se cierra de golpe le arranca de cuajo la falange del dedo índice de la mano derecha. Intenta reimplantársela, pero no lo consiguen. Se acostumbra a vivir sin ella, a pesar de las burlas de los niños, y ni siquiera siente el dolor fantasma de los amputados.

Años más tarde, cuando ya es un hombre adulto y sexualmente activo, descubre que le gusta meter ese dedo, o esa parte del dedo que le falta, en el culo de las chicas con las que se acuesta. Y lo que es más sorprendente: descubre que a ellas también les gusta. Es ponerles el dedo fantasma en el culo, y verlas gemir y retorcerse y gritar de orgasmo en orgasmo.

La primera vez piensa que la chica está fingiendo; cuando pasa con varias chicas distintas, se convence de que ahí hay algo, porque además, ¿cómo iban las chicas a saber en qué momento exacto estaba él metiéndoles el no-dedo por el culo?

A partir de ese momento, se dedica a navegar por foros y blogs en busca de mujeres amputadas, porque él también quiere gemir y retorcerse y gritar de orgasmo en orgasmo. Amputadas las encuentra, y a todas les mete el no-dedo por el culo y todo bien y tal. Pero su contraparte, su mujer con un dedo mágico, no aparece.

Un día decide meterse su propio no-dedo por el culo, algo que hasta ahora no ha hecho por miedo a las consecuencias. Lo hace: no pasa nada. Suspira decepcionado, pero también con alivio, porque si llega a funcionar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .